Pantea Group | La Barceloneta: Historia de un barrio marinero

 

La Barceloneta: Historia de un barrio marinero

La Barceloneta es uno de los barrios más concurridos de la capital catalana y, sin embargo, muchos desconocen su origen. Te invitamos, por ello, a descubrir la historia de uno de los rincones más vitales de la Barcelona de ayer y de hoy.

De zona portuaria e industrial a espacio de recreo

Sería a mediados del XVIII cuando el ingeniero Juan Martín Cermeño diera las trazas para construir una serie de viviendas unifamiliares, habiéndose retirado previamente diferentes barracas que ocupaban aquellos solares. A estas primeras edificaciones se irían sumando poco a poco nuevos inmuebles, dándose forma así a un barrio caracterizado por un urbanismo regular y por sus actividades, vinculadas, desde entonces, a las tareas portuarias.

Asimismo, la presencia del ferrocarril resultaría fundamental para que la Barceloneta fuese testigo del nacimiento de buena parte de las industrias catalanas. Ya a inicios del XIX, los barceloneses empezarían a considerarla zona de recreo, instalándose en ella diferentes baños: Baños Orientales, El Astillero, San Miguel, etc.

Imagen del siglo XIX. Fábrica de “La Maquinista Terrestre i Marítima” en el barrio barcelonés de la Barceloneta.

 

El siglo XX supuso el despertar gastronómico del barrio, apareciendo algunos restaurantes en el antiguo Paseo Nacional (actual Passeig Joan de Borbó), así como en sus calles internas. Dichos establecimientos nacieron con el fin de alimentar a los trabajadores del puerto y de las industrias allí asentadas, pero pronto cobrarían popularidad entre el resto de barceloneses. Más furor despertarían los chiringuitos instalados a pie de playa, en los cuales se comía pescado fresco recién traído por los pescadores locales.

Si bien estos chiringuitos desaparecieron como tal en la década de los noventa. En la actualidad, La Barceloneta sigue gozando de una espléndida oferta gastronómica con locales que han sabido equilibrar la tradición culinaria mediterránea y catalana con los nuevos aires internacionales. Así pues, se trata de uno de los distritos más cosmopolitas de la ciudad condal, manteniendo a su vez el carácter genuino de la vida de barrio.

¿Te gusta lo que ves? ¡Compártelo ahora!